Buceando el 1277 (O porto, Portugal)

Portugal, 3 de Junio de 1.945. Hace casi un mes que terminó la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, el U-1277 continúa navegando haciendo caso omiso de la orden de rendición que Dönitz radió aquel 4 de Mayo de 1.945. Su Comandante, Ehrenreich-Peter Stever, no quiere entregarse a los Aliados, porque teme que acaben siendo prisioneros de los rusos. En un principio quería rendirse a los españoles, pero informaciones confusas sobre un levantamiento comunista en España (las cuales eran falsas), provocan que decida hundir el U-boot, inundándolo, en frente a O Porto (Portugal) y entregarse él y su tripulación a los portugueses.
Tal fue el final del último U-boot de toda Europa, posteriormente el U-530 (10 de Julio) y el U-977 (17 de Agosto) se rendirían en Argentina.

El U-1277 cayó en el olvido hasta que, en los años 70, un grupo de buceadores portugueses se propusieron encontrarlo. Pidieron ayuda a los pescadores, conocedores de los naufragios porque las redes se enganchan en ellos y salen rotas y manchadas de óxido.

La búsqueda dio sus frutos y en Octubre de 1.973 descubrieron los restos del U-1277.

Desde entonces se dedican a llevar a los buceadores al pecio del último U-boot de Europa. Desde que conocí su historia, siempre quise ir a bucearlo, pero hube de esperar a tener la suficiente experiencia.
El momento parecía haber llegado y por fin iba a poder ver aquello que solo conocía por los libros, fotos y U-historia.

Llego al puerto, angustiado porque ya íbamos con retraso, pero observo que en Portugal la puntualidad es un concepto difuso, aún falta gente.

Zarpamos a las tantas y nos encontramos con Gaspar, un delfín muy juguetón amigo de los humanos y que suele estar en el Noroeste peninsular (buceé con él en la Ría de Pontevedra).

Por fin dejamos el puerto, y vemos que la mar está movida……, pero que bucearemos igual (uffff, menos mal).

 


El autor de estas líneas, en el Puerto de Leixões, poco antes de zarpar.

Llegamos a la zona del naufragio (mucho más cerca de tierra de lo que me esperaba) y lanzan un ancla atada a una boya (la zódiac quedará libre con el patrón alerta). Al momento veo que la boya se mueve a toda leche hacia el Este, perfecto, corriente en superficie. La inmersión pinta mala, pero no hay que desanimarse.
Somos 4 buzos (2 forasteros y 2 de allí) a los de afuera nos dan una charla explicativa: El U-1277 está muy enterrado y con una escora de 45º a babor (izquierda), en 32 metros de fondo. Sólo queda el casco de presión, el resto se lo ha llevado el mar. Iremos con una botella de 15 litros a 200 atmósferas, respirando NITROX 32 (aire enriquecido con Oxígeno). Estaremos en el U-boot 30 minutos, a no ser que alguien llegue antes a las 50 atmósferas.

Nos echamos al agua, mi compañero y yo. Tenemos una visibilidad de 4 metros (imaginaos una niebla verdosa que solo se ve 4 metros). Empezamos la inmersión…

En pleno descenso, veo fugazmente unos hierros y tubos y los esquivo. Maldita sea, no los reconozco, tantas horas en U-historia para nada. En fin, lo primero es lo primero, me apoyo en el fondo marino, ajusto mi equipo y le hago señal de "todo bien" a mi compañero. Me doy la vuelta y LO VEO, no necesito los planos, sé perfectamente dónde estoy: En la proa, en los tubos lanzatorpedos.
Tengo ante mí a unas armas mortíferas que han causado más de 2.000 naufragios. La sensación es indescriptible.



Me asomo al tubo III. Está lleno de fango, pero no alcanzo a ver ningún torpedo. Me asomo al tubo I ¡¡¡ahí va!!! a falta de torpedos, hay un congrio enorme. Curiosa estampa, parece que el bicho saldrá despedido en cualquier momento.
Más tarde supé de que el U-1277 se hundió sin torpedos.

Tras pasar un ratito admirando los tubos, nos dirigimos hacia proa por la "cubierta". Para contrarrestar la escora del U-boot, me escoro yo también. Empiezo a identificar objetos: la escotilla de los torpedos de proa, contenedores estancos para balsas salvavidas, soportes para la cubierta...... De repente levanto la cabeza y paro de golpe. He estado a punto de chocar con la torreta.

La visión es espectacular y la escasa visibilidad le da un aire fantasmagórico. Han pasado 65 años del naufragio y el mar lo ha machacado PERO ES UNA MÁQUINA DE MATAR eso no se lo quita nada ni nadie.
El periscopio de ataque (de INOX) está intacto. En la torreta se ven perfectamente los lugares donde estaban los diversos elementos, destacando las exhaustaciones de los motores. Una maravilla.

Me asomo a la escotilla principal, veo una escalera y.... a un congrio más grande que el del tubo I. El nuevo Kaleun parece tener malas pulgas, por lo demás, el fango ha anegado el sumergible.

Al pasar la torreta, e ir hacia popa, vi una marca redonda, que indicaba que allí estuvo soldado un soporte metálico (redondo). Le pregunté a mi compañero si era de la anti-aérea (por señas, las manos a la altura del pecho y haciendo TA-TA-TA-TA-TA-TA), él me respondió (por señas también, mientras se reía de mi actuación) que no, que era una simple marca de soldadura (luego revisé los planos y comprobé que yo tenía razón).
A mi compañero parece entrarle la prisa, y vamos rápido a la popa (que apenas sobresale). No hay nada que pueda identificar, de la torreta hacia popa el casco está pelado.
Poco hay que destacar en la popa. El U-1277 está tan hundido que no se ve ni la escotilla para cargar torpedos. Me hacía ilusión ver las hélices pero es imposible, no hay nada que hacer.



Volvemos a proa (para ascender por el cabo de la boya) por el costado de estribor (derecha). Nada que identificar ahí. El casco está agujereado por varias zonas (en una incluso veo varias cuadernas), pero no debo pararme (el aire ya escasea). Lo poco que alcanzo a ver es que está lleno de fango hasta los topes.
Este mal estado es lo que ha impedido que vaya a ser reflotado, como pretendía el Gobierno Portugués.

Llegamos al ancla y me asombro al ver que está enganchada al U-boot (práctica habitual, debido a la fuerte corriente). ¡Joé! podían poner un punto de fondeo y no machacar al U-1277.

Realizamos un ascenso complicado, debido a que la corriente es fuerte cerca de la superficie.
Ya en la zódiac agradezco a los chicos de “mergulhomania” (www.mergulhomania.com) la visita al U-boot. Se han portado muy bien conmigo y volveré con ellos al U-1277 (cosa que hice unos meses después).

He realizado 110 inmersiones (más unas 30 trabajando con arqueólogos submarinos) y puedo asegurar que HA SIDO LA MEJOR BUCEADA DE MI VIDA. HE VISTO LA HISTORIA ANTE MIS OJOS, nada de libros, fotos o reconstrucciones. Estuve al lado de una letal máquina de guerra que ha causado terror en el Atlántico. Por momentos así fue por lo que me hice buzo.

Gracias a U-historia por tantas horas de entretenimiento. Este artículo está hecho exclusivamente para U-historia.



Artículo realizado por Yago Abilleira Crespo. Todas las fotos exceptuando la primera son cortesía de Mergulhomania (www.mergulhomania.com).

Nota:
Desde U-Historia quisieramos agradecer a Yago su trabajo y colaboraciones, ya sea en el Foro de U-Historia como en la propia web. También quisieramos agradecer a la gente de Mergulhomania su colaboración en la realización de este artículo

Atrás
Nota Legal y Copyright ©
Inicio
Contacto