Foro U-Historia
Fecha actual 06 Ago 2020 13:51



Responder al tema  [ 48 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4  Siguiente
 Presentación nuevo libro 
Autor Mensaje
Bootsmann
Bootsmann
Avatar de Usuario

Registrado: 16 Mar 2006 18:00
Mensajes: 107
Ubicación: Raleigh, NC

 

 

 

Arriba

Responder citando
Nota Presentación nuevo libro
A comienzos del siglo XX, Gran Bretaña es dueña y señora de un Imperio colonial que se extiende por buena parte de los continentes asiático y africano. Para controlar tan vasto territorio, y siguiendo una larga tradición que se remonta varios siglos atrás en el tiempo, la metrópoli dispone de la mayor flota naval militar que ha conocido la Historia.
Integrada por numerosas unidades de todos los tipos y modelos, equipada en buena medida con las últimas y más avanzadas tecnologías militares de la época, y dotada de los últimos ingenios bélicos, la Royal Navy carece de rival capaz de hacerle frente.

Muy por detrás de ella, otro Imperio colonial emergente -Alemania- ha venido dedicando un ingente esfuerzo durante las últimas décadas en ampliar y modernizar su marina de guerra, hasta llegar a convertirla en un nuevo referente dentro del orden mundial. Dotada de abundantes y potentes unidades de superficie, la Marina del Káiser no tardará en despertar grandes recelos por parte de su rival.
De continuar creciendo a ese ritmo no tardará en igualarse, e incluso superar a su homóloga inglesa, erigiéndose en la flota naval militar más potente del mundo. Y esto es algo que Gran Bretaña -perfecta conocedora de que antes o después, los intereses nacionales y económicos de occidente entrarán en conflicto-, no está dispuesta a consentir.

En el verano de 1914, fruto de una serie de tensiones políticas y económicas larvadas desde largo tiempo atrás, dará comienzo el mayor conflicto bélico conocido hasta entonces y que los libros de Historia han venido en denominar como Primera Guerra Mundial.
Para entonces, las principales potencias occidentales han definido ya básicamente las estrategias a seguir en caso de conflicto, buscando posibles aliados dentro del concierto internacional y elaborando sus propios planes para salir airosas de una guerra que todos coinciden en suponer, será breve.
Gran Bretaña, haciendo uso de su potente flota naval, optará por establecer un férreo bloqueo contra los principales puertos de los que Alemania se abastece, tratando de conducirla al borde del colapso y provocando su derrota por inanición.

Los hombres del Káiser, conscientes de que presentar batalla en mar abierto contra la Royal Navy sería poco menos que un suicidio para la todavía incipiente Kaiserliche Marine, decidirán replegar su flota de superficie hacia el interior de sus puertos, apostando todas sus bazas por un nuevo arma, inexperta y embrionaria todavía, pero a la que bien utilizada, algunos especialistas auguran una terrible capacidad destructiva: el submarino.
La estrategia naval alemana optará por aplicar con su enemigo la misma fórmula que este ha decidido poner en práctica. Unidades submarinas establecerán un bloqueo marítimo en torno a las islas británicas, destruyendo sus principales unidades navales y colapsando el tráfico comercial de alimentos y materias primas de los que Inglaterra tanto necesita para su supervivencia.

Capitaneados por hombres jóvenes y arriesgados, los U-Boote alemanes no tardarán en demostrar todo su potencial frente a los barcos de guerra enemigos. El primero en hacerlo será el U 21, que el sábado 5 de Septiembre de 1914 echará a pique a escasa distancia de la costa escocesa al crucero británico HMS Pathfinder. A este seguirán días más tarde el HMS Aboukir, HMS Hogue y HMS Cressy, atacados y hundidos a torpedo por el U 9 de Otto Weddigen.
Pero a pesar de los éxitos iniciales, cada vez más la estrategia alemana se decantará por eludir el combate con el enemigo, centrando todo su esfuerzo en la destrucción de buques mercantes que, cargados de provisiones y materias primas, navegan hacia Inglaterra.

Comienza así una nueva fase de la guerra submarina que, cada vez con mayor intensidad se prolongará hasta el final del conflicto. Fruto de la misma, los submarinos alemanes irán extendiendo progresivamente su radio de acción desde el Mar del Norte y las costas británicas, adentrándose de lleno en el Mediterráneo y el Atlántico.
La presión ejercida por los U-Boote llegará a ser tan grande que, por un instante, los peores augurios para Inglaterra parecerán materializarse.

Iniciado el conflicto, el gobierno de S.M. el Rey D. Alfonso XII, se apresurará en declarar la estricta neutralidad de España. A pesar de ello, los efectos de la contienda no tardarán en repercutir en la vida política y económica de la nación. A la pérdida progresiva de parte de su flota mercante, pronto se unirá una drástica reducción de las importaciones y exportaciones que esa España apenas industrializada tanto necesita, el colapso más absoluto de la actividad económica en sus principales puertos y un espectacular aumento de la conflictividad social y laboral.

Socialmente dividida entre germanófilos y aliadófilos, y ocupando una posición geográfica inigualable, España no tardará en despertar los intereses de las naciones en conflicto, que a través de sus embajadas y consulados irán tejiendo una vasta red de espías que alcanzará incluso a los miembros del gobierno y de la corte.

Por su posición geográfica como ruta de paso obligado entre América, África y Europa, la costa gallega será testigo a lo largo del conflicto de la febril actividad de los sumergibles germanos y de su enorme capacidad destructiva; tierra de acogida para centenares de náufragos que, con lo puesto, desembarcarán en sus costas, y escenario de la primera operación secreta de reabastecimiento a un sumergible en toda la Historia de la humanidad.

Finalizada la contienda, los U-Boote alemanes habrán hundido en el noroeste peninsular más de ciento veinte barcos de las más diversas nacionalidades –aproximadamente, una quinta parte de los destruidos en toda España-, sembrando el terror y la admiración allá por donde naveguen.

Con ellos se fraguará la leyenda de los primeros ases del arma submarina alemana. La leyenda de unos Comandantes y unas tripulaciones que todavía creían en los combates nobles y dignos en nombre de principios, pero que poco a poco irán diluyéndose en sus conciencias y en esas propias aguas de la guerra.

Este libro describe pormenorizadamente lo que hicieron a su paso por la costa gallega, así como en buena parte del territorio español.




Imagen


Última edición por Jose Antonio el 31 Ago 2008 16:43, editado 2 veces en total



31 Ago 2008 16:19
Perfil
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Responder al tema   [ 48 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4  Siguiente

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 13 invitados


No puedes abrir nuevos temas en este Foro
No puedes responder a temas en este Foro
No puedes editar tus mensajes en este Foro
No puedes borrar tus mensajes en este Foro
No puedes enviar adjuntos en este Foro

Saltar a:  
cron
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group.
Designed by STSoftware for PTF.
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com